La corte desestima la demanda de los padres cuyos hijos ‘jugaron’ con máscaras de CSGO

El 7 de enero, un tribunal federal de EE. UU. desestimó la demanda final contra Valve con respecto a la supuesta facilitación por parte de la empresa de lo que los demandantes afirman que equivale a apuestas ilegales en los partidos de CSGO. Este fue el último caso de una serie de reclamos presentados ante el tribunal por padres cuyos hijos habían comprado máscaras CSGO con el fin de apostar con ellos.

Originalmente informado por PCGamer, el quid de la demanda dependía de si Valve engañó o no a los padres de los jugadores menores de edad. Entre otras cosas, el caso argumentó que Valve había violado la ley del estado de Washington al engañar a los padres para que les dieran dinero a sus hijos para comprar cajas de botín, que según la denuncia de los padres eran apuestas ilegales presentadas como un videojuego. La última demanda fue desestimada porque los demandantes (los padres) nunca usaron Steam y, por lo tanto, incluso si Valve hubiera publicado advertencias o información sobre la naturaleza de las cajas de botín, los padres nunca lo habrían visto. Como resultado, dictaminó el tribunal, no podían afirmar que Valve los había engañado.

Counter-Strike no regulado: el juego ofensivo global en sitios de terceros ha existido desde al menos 2015 e involucra millones de dólares. Los participantes compran máscaras que pueden usar para apostar por el resultado de los partidos, y muchos de ellos son menores de edad. Una demanda anterior de Michael John McLeod señaló que «Valve toma un porcentaje del dinero de cada máscara vendida». Entonces, incluso si las máscaras no se comercializaron o vendieron con fines de juego, Valve aún se benefició de cada venta de una máscara que se usaría para apostar en partidos.

Sin embargo, según el juez de distrito James L Robart, en este caso, «los padres no pudieron probar que Valve los había engañado…[They have] nunca visitó un sitio web de Valve o Steam, nunca usó Steam, nunca jugó CS: GO, y nunca vio ni leyó ninguna representación de Valve sobre CS: GO, llaves o estuches de armas”.

La demanda podría haber sido más viable si los niños hubieran sido los demandantes. Sin embargo, no pudieron demandar porque habían aceptado el Acuerdo de suscriptor de Steam, que es uno de esos largos acuerdos legales que la mayoría de las personas pasan por alto y nunca leen. De acuerdo con el acuerdo: “Usted y Valve acuerdan resolver todas las disputas y reclamos entre nosotros en un arbitraje vinculante individual… Usted comprende que usted y Valve renuncian al derecho de demandar en los tribunales y de tener un juicio ante un juez o jurado”. Se llevó una queja a arbitraje sobre el asunto, pero los árbitros fallaron a favor de Valve, argumentando que Valve no había alentado a los menores a participar en juegos de azar para menores de edad.

Dado que los padres nunca participaron directamente en CSGO o Steam Marketplace, no pudieron demostrar que tenían una relación comercial con Valve. Ya sabes, a pesar de ser la fuente del dinero que se usaba para comprar máscaras de CSGO. El caso también se vio afectado por el hecho de que las apuestas se realizaron en sitios de terceros que no estaban alojados por Valve, aunque eso no cambia el hecho de que Valve se beneficia de las ventas de máscaras utilizadas para apostar en esos sitios. .

El caso ha sido desestimado con prejuicio, lo que significa que las demandas de los padres no pueden ser juzgadas nuevamente en la corte.

Entradas relacionadas